Tendencias sobre demoliciones, movimientos de suelo y más


 

Las buenas prácticas en demolición y las que mejor dejar en el olvido

Publicado por: Javier Antequera - 1/21/20 9:03 AM
Javier Antequera
Encontrame en:

Grupo-Mitre-buenas-practicas-en-demoliciones

Como todas las industrias, la demolición atraviesa una transformación de la mano de las nuevas tecnologías. Las empresas del sector en Argentina (y también en todo el mundo) deben estar a tono con las nuevas demandas y desafíos de la industria en pos de brindar el mejor servicio posible. Para eso cuentan con innovaciones en la ejecución de los trabajos con tecnología de avanzada, como robots, martillos demoledores eléctricos, excavadoras de gran alcance y la mecanización para mejorar su productividad, como también aplicar métodos de reciclaje para minimizar el impacto ambiental de estas. 

Pero ¿es sólo la tecnología lo que determina un buen trabajo? Sabemos que no.

Contar, por ejemplo, con robots brokks, la última tecnología en demolición rebotica del mundo y única en el país, es motivo de orgullo, pero no resulta suficiente. Una parte fundamental en las obras pasa por las buenas prácticas y el respeto de los protocolos, por los errores que siempre conviene evitar y para cumplir con medidas imprescindibles para una demolición segura.

 

  • Qué sí, qué no

  1. La importancia del trabajo preventivo

Gran parte de la excelencia en demoliciones pasa por el trabajo que se hace previo a la misma demolición, para evitar accidentes que afecten al personal. En esta instancia se pueden incluir el corte de instalaciones y acometidas, el vallado, la señalización de toda la zona de trabajo, el apuntalamiento de las áreas en peligro.

Grupo-Mitre-buenas-practicas-en-demoliciones

Del otro lado, en este trabajo de relevamiento del terreno nada puede quedar afuera. Ni siquiera aquello que no se va a demoler. Un error muy común es no realizar un relevamiento de medianeras vecinas, lo cual permite conocer el entorno de la obra por ejecutar.

 

  1. El manejo de los desechos

Grupo-Mitre-buenas-practicas-en-demoliciones

Está claro que el sector tiene mucho para aportar: según Argentina Ambiental, los desechos de construcción y demolición producen más de un tercio de las 6.000 toneladas de desperdicios sólidos que se generan todos los días en Buenos Aires.

Una buena práctica relacionada a este tema es el desmontaje y la fragmentación de los elementos manipulables que componen una obra, para mantener el mayor control posible durante el proceso.

La ejecución de la demolición debe proyectarse de forma profesional para establecer un plan de ejecución de tareas, que permitirán llevar adelante la demolición de forma controlada para poder lograr un avance rápido y minimizar el riesgo sin afectar a los linderos del proyecto. 

Para no perjudicar al entorno es vital la realización de medidas de protección que minimicen el impacto sonoro, visual y de polvo a los vecinos. Para esto se realizan, por ejemplo, protecciones de estructuras tubulares multidireccionales con un forro de media sombra a fin de contener los contaminantes antes mencionados confinados al espacio de la demolición. 

Es fundamental una buena separación de los residuos in situ para lograr dar reciclaje a la mayor cantidad de los materiales resultantes en la demolición. Para esto, se realiza una primera demolición y trituración primaria con mordazas hidráulicas y, luego, una trituración secundaria con equipos de triturado por martillos. 

 

  1. Las precauciones necesarias antes de comenzar la demolición

Grupo-Mitre-buenas-practicas-en-demolicionesOtra de las prácticas recomendadas es la de realizar cortes de vigas y paredes en contacto con las medianeras antes de la demolición, en línea con el tratamiento de fragmentación mencionado en el punto anterior. Así, esas partes no arrastrarán pedazos de las medianeras en el momento de la demolición.

En esta etapa del proceso de demolición es necesario verificar que no se esté operando estructuralmente sobre lo que no hay que demoler. Un error muy común de este aspecto del trabajo es instalar canaleteo sobre los linderos, con lo cual, a pesar de tratarse de una intervención menor, queda comprometida la capacidad portante de los linderos y se pone en peligro la eficacia de las obras.

Las buenas prácticas que mencionamos y las que conviene evitar son tan sólo una muestra de todo un abanico de aspectos que impactan en cualquier obra. Saber qué hacer y qué no determina el éxito de todo emprendimiento de envergadura. 


Una empresa responsable respeta protocolos, innova constantemente en maquinaria de última generación, capacita constantemente a su personal en buenas prácticas y técnicas de seguridad. Si quiere saber qué otras prácticas hay que considerar para que su obra esté en buenas manos, este e-book está escrito para usted:

Grupo-Mitre-buenas-practicas-en-demoliciones

 

Temas: Buenas prácticas en demolición



Nos interesa saber qué opina, déjenos su comentario 👇